top of page
  • Foto del escritorIkigai

Empatía sin marketing.


Continuamente estamos siendo bombardeados por mensajes que hablan de inteligencia emocional, del "deber ser" y cómo alcanzar el éxito como lideres.

Muchas veces esos artículos parecen ofrecernos soluciones enlatadas que hablan de "10 pasos para desarrollar la inteligencia emocional", "5 tips para generar más y mejor empatía". Este tipo de artículos en lo personal me hacen recordar las publicidades de algunas bebidas refrescantes sabor cola, que prometen quitar la sed y sólo brindan una sensación de frescura fugaz.


Ordenemos un poco, la Empatía es uno de los componentes de la inteligencia emocional siendo conceptualmente la habilidad de leer las emociones de los otros, comprenderlas y aceptarlas. Esta habilidad no requiere concordar con el otro, sino reconocer y legitimar la emoción humana, así ésta no sea de recibo para nosotros. Un requisito fundamental para lograrlo es a priori poder reconocernos a nosotros mismos como seres emocionales, poder identificar cada una de nuestras emociones, entenderlas y aceptarlas sin rechazo, siendo lo más importante y desafiante autorregularlas.


La capacidad de reconocer a los otros y empatizar con otros primero la debemos practicar con nosotros mismos. Este ejercicio es un trabajo de hormiga, que se realiza día a día es el arte del autoconocimiento y la autorregulación. Claro está , esta tarea no es nada fácil, requiere compromiso, constancia, paciencia y autocompasión. Lugo si podremos decir que estamos camino de ir avanzando conscientemente al desarrollo de la empatía. Por lo tanto podemos afirmar que ser empático no es algo que adquirimos con dirigirnos a una góndola, destapar una botella y beber.

11 visualizaciones0 comentarios

Comentarios


bottom of page